Abril 20, 2017

Presidenta Bachelet inauguró SAR “Dr. Víctor Manuel Fernández” de Concepción

Al inaugurar el Servicio de Atención de Alta Resolutividad (SAR) de Concepción, la Mandataria se refirió a la reforma a la educación superior señalando que “no es un privilegio; es un derecho de los estudiantes y una necesidad para nuestro desarrollo”.

La Presidenta de la República, Michelle Bachelet, junto a la ministra de Salud, Carmen Castillo, inauguró este martes el Servicio de Atención de Alta Resolutividad, Víctor Manuel Fernández en la comuna de Concepción.

“Esta moderna infraestructura de más de 500 mts2, viene a satisfacer un anhelo de la comunidad que se atiende en este sector, en el Cesfam Víctor Manuel Fernández, pero también de otros centros que eran derivados al antiguo SAPU ¡Estamos hablando de más de 133 mil potenciales beneficiarios!”, dijo la Mandataria, al comienzo de su intervención.

El edificio del SAR que fue habilitado con una inversión de $882 millones de pesos, cuenta con una dotación de 18 médicos y 24 funcionarios de la salud y apoyo administrativo, repartidos en tres turnos, desde las 17 hasta las 8 horas de la mañana siguiente: “Es un centro donde lo que está primero, es la buena atención y la excelencia profesional. Esto lo han podido comprobar directamente las personas que al día de hoy ya se han atendido en este nuevo SAR. Porque en estos 60 días de actividad, se han brindado más de 9 mil atenciones y realizado más de 10 mil procedimientos. Y fíjense que de todas estas atenciones, sólo 224 han sido derivadas al Hospital Regional. Es decir, solo el 2,7% de los que han acudido a este centro”, puntualizó la máxima autoridad del país.

Luego, la Jefa de Estado manifestó la importancia de la calidad del servicio en la salud pública, porque “esto es lo que nos importa y para eso trabajamos: para que las personas se sientan protegidas y bien acogidas, y que sus urgencias encuentren solución oportuna”.

Al finalizar sus palabras, se refirió a la reforma a la educación superior: “Estamos en el camino de consagrar la educación como un derecho, para que la capacidad de pago de las familias no sea lo que determine el futuro de una familia, como si se tratara de cualquier bien de mercado”.